World Whisky Day

El día Mundial del Whisky

¡Atención! Faltan sólo:

World Whisky Day, el día Mundial del Whisky

El Día Mundial del Whisky es una celebración que se realiza a nivel mundial, donde amantes del whisky se juntan de manera privada a conmemorar y degustar esta bebida y a participar en concursos que World Whisky Day promociona.

Es un gran evento que ya cuenta este año con su tercera edición y ya reúne a más de 20.000 personas que asisten a más de 200 eventos en todo el mundo.

Anímate a concursar, yo acabo de hacerlo!

Le Nez du Whisky: Un libro esperado por muchos!

le-nez-du-whisky

Le Nez du Whisky fue desarrollado por Jean Lenoir en colaboración con el maestro del Whisky Escocés Sean MacLean y Martine Nouet, tras 10 años de investigación. Le Nez du Whisky está diseñado para entrenarse en el reconocimiento de los 54 aromas más habituales del whisky. Al igual que Le Nez du Vin (el homólogo de Le Nez du Whisky para aprender a distinguir los aromas del vino), este kit de aromas del whisky está presentado en un lujosísimo estuche, y contiene 54 frascos de aromas y el libro instructivo Le Nez du Whisky de 143 páginas.

Cata musical con Glenfiddich: ¿A qué suena el Whisky?

glenfiddich-violinLa mirada se detiene en una botella excepcional. Al destaparla, se perciben sus aromas y, ya en boca, se saborean todos sus matices. La riqueza y complejidad del whisky de malta hacen que la cata se convierta en una experiencia ‘multi-sensorial’.

Pero, hasta ahora, nadie le había puesto música. Glenfiddich llena ese vacío sonoro lanzando un servicio pionero a domicilio. Se trata de la cata musical, un novedoso plan abierto a todo el que desee contratar una barra de coctelería acompañada de un violinista.

Jessica Cremades, Brand Manager de Glenfiddich, asegura que el objetivo de la marca ha sido “crear una propuesta envolvente”. “Le pedimos a Ara Malikia, uno de los mejores violinistas del mundo, que compusiera tres temas para explicar las cualidades de las distintas añadas del whisky”.

¿Y cómo suena? Descúbrelo aquí!!

Glenfiddich 12:

Glenfiddich 15:

Glenfiddich 18:

Los Aromas del Whisky

Grosella
Geranio
Miel
Rosas
Tabaco
Heno
Pasto
Piña
Guinda
Durazno
Pera
Manzana
Limón
Mandarina
Naranja
Pomelo
Higo
Nueces
Ciruela
Roble
Resina
Jerez
Almendra
Avellanas
Coco
Caramelo
Chocolate
Natillas
Vainilla
Anís
Canela
Jenjibre
Hierbas
Menta
Nuez moscada
Pimienta allspice
Pimienta negra
Regaliz
Tierra
Galleta
Café
Tostada
Malta
Mantequilla
Cuero
Carne asada
Humo
Turba
Algas
Concha
Medicamento
Caucho
Alquitrán
Azufre

Pongámonos en contacto!

¿Quiénes somos?

Amantes del Whisky es un punto de encuentro, un lugar virtual para los amantes de esta maravillosa bebida que ha enamorado a hombres y mujeres durante siglos.

Sí, me declaro un amante apasionado de este licor de dioses, tanto que he decidido volcar mi motivación en la construcción de esta página, para dar a conocer al mundo todas las dimensiones posibles que el whisky tiene y, no tengo duda, seguirá teniendo aún por unos cuantos siglos más.

Amantes del WhiskySi tienes una tienda de licores, un restaurante, un bar, vendes libros de cata, disfrutas de una buena conversa con un whisky o sencillamente eres un curioso internauta que quiere saber más sobre el whisky, esta es tu página.

Este es el momento.

Bienvenidos amigos!!

La motivación inicial

Todo comenzó un día de octubre del 2012 en el que, como muchos otros días, quise servirme una copa para relajarme y botar el estrés de la jornada laboral. Miré mi bar y allí había pisco, vodka, gin y un Jack Daniel’s. Lo de siempre.

Pero esta vez quería algo diferente. Así como soy sibarita para todo lo que sea gastronomía en general, herencia española de mi estadía en Madrid nueve años; materializada en la búsqueda de jamones ibéricos, quesos de oveja, foie gras, champagne, café y todo lo que sea “degustar” sabores, olores, texturas sutiles; pensé: “Yo debería comprarme un buen whisky”.

Porque, pese a no ser entendido en la materia, el whisky siempre ha sido la bebida “top”, aquella se ve en las películas, la que me tomaba con mi padre después de un buen almuerzo, la que nunca mezclaba con nada más que hielo, la que merecía el respeto de no echarle coca-cola, más que ningún otro destilado.

Un recuerdo

Mi mente se fue a Madrid, por allá por el año 2007. A un viaje a Santiago de Compostela (maravillosa ciudad universitaria llena de bares, buena gente y un casco antiguo totalmente de piedra), sentado en un bar con mi amigo Santi, vino la misma cuestión: “Queremos tomar algo bueno, gastarnos unos euros que quizá dolerán al día siguiente pero, como dicen en España: “Un día es un día…”

El turno fue para Macallan y Knockando. No recuerdo en qué orden y qué versión de cada uno, lo cierto es que quedamos impresionados porque eran whiskys suaves, no rasposos como otros que habíamos probado en otras ocasiones.

“Claro, es otro precio también…”. Nos dijimos después de darnos cuenta de tal descubrimiento. Lo bueno de todo esto es que si pagas más caro por algo, tu expectativa tiende a subir, la cual si es satisfecha, genera inmediatamente un vínculo, un cariño por tal cosa, algo similar a lo que he experimentado comiendo jamón ibérico o con el ipod.

Ese hecho puntual venía a mí, cinco años más tarde, ya viviendo en Chile. Así, sin tener idea de whiskys, me propuse comprar un Macallan. Y lo encontré.

Primeros whiskys

Si bien, el precio puede ser casi prohibitivo (un sinsentido para mucha gente), me intenté convencer de que no era dinero mal gastado ya que el whisky, a diferencia, por ejemplo del vino, puede tomarse a sorbos diarios y durar la botella semanas, meses, años, sin perder su calidad. Bonito argumento para justificar esa compra…

Macallan y Peat MonsterJunto con el Macallan 12, vino de colado un Peat Monster que me recomendó el somelier del mundo del vino, quien me escribió en su mail: “… Pero si quisiera algo más turboso, potente, le indicaría The Peat Monster (el mounstro de la Turba) un Vatted Malt espectacular, muy buen precio calidad a 24.990 pesos”.

Yo no entendía nada. Ni lo que significaba “turboso”, ni “Vatted Malt”… Pero dije: Bah, ¿por qué no?

Además siempre me ha gustado cometer los excesos de a dos o más, amplía la variedad de la experiencia y de alguna manera “diversifica el riesgo”… ;-)

Comienza el romance

Ese día llegué a casa, orgulloso con mis dos botellas, a las que hice una foto, posteé en facebook y me dispuse a abrir ambas a la vez “a ver que me había regalado yo mismo”…

Dos vasos anchos con hielo (cosa que hoy no hago), un chorro de Macallan 12 en uno y uno de Peat Monster en el otro. Comencé por el Macallan, a ver si me transportaba a Santiago de Compostela. La verdad no fue así, por lo que aprendí más tarde el mismo whisky sabe de mil maneras diferentes en función de una enormidad de variables tales como el estado de ánimo, lo que hayas comido antes, la compañía, el clima, si estás o no resfriado, etc.

Cuando probé el Peat Monster, no podía creer lo que estaba degustando. Era humo!! ¿Cómo el del asado que sale de la parrilla? Claro, más o menos así… Una sonrisa se dibujó en mi cara, porque, más allá de gustarme (que me gustó) me di cuenta que había un mundo nuevo que estaba asomándose de a poco al mío.

Así comencé con mi nueva “obsesión-compulsión”, tan propia de mi. Cosa que me ha pasado antes con comprar CDs de música, películas en DVD, pedales para la guitarra, etc. Pero esta nueva colección era muy atractiva porque, a diferencia de quien colecciona estampillas, autos en miniatura, monedas o corchos de vino, esta colección se puede beber!! Porque obsesionarse con el whisky no va a ser para dejar las botellas selladas en el cuarto de herramientas del patio, vaya desperdicio! No, es para abrirlas, servirse una copa, mirar, oler (intentar oler algo que se pueda definir…) , degustar y observar finalmente la experiencia completa.

Un viaje inspirador

San PedroEsto mismo pensaba en Febrero de 2013, en un viaje a San Pedro de Atacama, cuando ya estaba full con la idea de que esta nueva entretención debía compartirla con el resto del mundo.

¿Y para qué está internet? Pues para esto, para que los locos puedan expresar su locura y encontrar a otros locos que la compartan…

Twitter, Facebook y los Amantes del Whisky en internet

Ese día creé una página en twitter @amanteswhisky y comencé a postear. Para mi suerte, Glenfiddich, una de las destilerías escocesas más famosas del mundo, había llegado a los recónditos parajes de San Pedro, para encontrarse con un sediento nuevo amante del whisky.

Ver a alguien que pagaba por tomar un whisky caro, sin hielo ya en esa época, y que continuamente olía y bebía a pequeños sorbos, debe haber sido curioso, al menos para los ojos chilenos.

Entonces, inspirado por el whisky, a plena luz del día, escribí: “Has de aproximarte al whisky en 4 etapas o de un MODO: Mirar, Oler, Degustar y Observar (la experiencia completa)”. Me sentía inspirado, aquél lugar era mágico, el whisky era mágico y me había venido un acróstico, tal como hice algunas veces de niño cuando le escribía una carta a mi abuela o a mi madre, con una frase en vertical y saliendo de cada letra una frase horizontal, que uno se esmeraba porque sonase coherente …

Pensé que me iba a llenar de seguidores en twitter. Pero no fue así, aunque aún no pierdo la esperanza de llegar a mil (a diciembre 2013 son sólo 68…. ;-) Esto me llevó a pensar que tenía que hacer una web, algo que pudiera salir en google cuando la gente escribiese al mismo tiempo “whisky” y “amante”.

Nacen los Amantes del Whisky.